¿Por qué muchas veces no se comprende al emisor de un mensaje?

telefonoviejoEn todo mensaje hay un emisor, un receptor, un medio por el cual se transmite el mensaje y un contenido.  Muchas veces todos los factores para que la comunicación sea exitosa no se dan, y el mensaje no llega, o llega distorsionado.  A veces el problema comienza con el primer actor:  el emisor del mensaje.  Hay muchos factores que pueden causar que el emisor no sea comprendido correctamente.  Todos ellos influyen en la forma en que el emisor emite un mensaje y en que éste llega a nosotros:

Cultura: la forma de expresar nuestros pensamientos se ve influida por nuestra cultura. Nuestro lenguage, nuestros gestos, nuestro lenguaje corporal responden a una cultura. A veces esta es una causa por la cual no entendemos a alguien:  no entendemos el contexto de lo que está diciendo.  En Argentina decimos “Esto es un penal en el minuto 90”, y esa frase la comprenden (casi) todos.  Es parte de nuestra cultura.  ¿Qué pasaría su usáramos esa frase en un proyecto multicultural? Respuesta:  el emisor no sería comprendido por razones culturales.

Intereses: ¿Qué intereses tiene el emisor al dar un mensaje?  ¿Quizás no revelar mucha información o no revelar información necesaria?  Preguntémonos esto cuando estamos escuchando el mensaje.

Propósito: ¿Cuál es el propósito del mensaje?  ¿Informar? ¿Tranquilizar? ¿Tergiversar?

Edad: este factor tiene que ver principalmente con la cultura.

Personalidad: ¿El emisor es una persona analítica, generosa en los detalles técnicos? ¿Es una persona hábil en la comunicación? ¿No hábil?

Supuestos: “La interface batch en XML con la tabla de clientes no funcionó anoche”. Si el emisor está asumiendo que todos conocen estos términos y no es así, aclararlo.

Credibilidad: cuando dudamos de la veracidad de alguna información, es una buena idea preguntar cuáles son las fuentes de información de dichos hechos.

Retroalimentación: si el emisor toma envión y habla sin parar sin solicitar feedback, muchas cosas pueden salir mal.  Se puede equivocar en algo básico al principio que puede influir para mal en todo el mensaje.  A veces hay que interrumpir y dar feedback inmediatamente.

Tono: el emisor puede hablar demasiado bajo, demasiado alto.  Puede hablar con acento extranjero.

Prioridades: puede ser que la prioridad del emisor sea el tiempo, que sea que todos comprendan (entonces suprimirá los detalles).  Puede ser que quiera que solamente la audiencia técnica comprenda.

Todos estos factores influyen en que el emisor sea comprendido.  Debemos tener en cuenta cada uno de ellos al ser emisor, y como receptor también, para hacérselo notar a quien está emitiendo el mensaje.

Anuncios

Un comentario en “¿Por qué muchas veces no se comprende al emisor de un mensaje?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s