El perfecto culpable

el-perfecto-culpable.jpgA menudo he visto como se usa al rol del PM como chivo expiatorio de los problemas en proyectos. Si bien la definición de administrador de proyecto ubica al PM como el culpable perfecto de los desvíos en la triple limitación, también es sabido que muchas veces las organizaciones designan PMs pero no le dan ni el poder ni los recursos para hacer exitoso al proyecto. Es como si creyesen que el PM es mágico, y que con solo poner una persona “a seguir el proyecto” esto garantizase su concreción exitosa.

Es verdad que el PM al poseer una visión macro del proyecto, administrar las interfases con clientes y proveedores y tener metodología está en una posición ideal para detectar amenazas y ejercer influencia en el desarrollo del proyecto, pero de allí a hacerlo único responsable por el éxito o fracaso del proyecto hay un largo camino.

Si alguna vez detectan que han sido asignados como PMs simplemente para tener un culpable si algo sale mal, un camino de salida es en la planificación explicitar claramente las responsabilidades y alcance de la gestión, remarcando el contexto y los márgenes de acción. Esto acompañado de un estrito seguimiento e información al sponsor y superiores involucrados durante la ejecución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s